Sábado, julio, verano…

Tengo el blog abandonado, lo confieso. Pero estos meses han sido muy raros y no tengo ganas de escribir. He pensado incluso en cerrarlo porque veo que todavía me llegan visitas de gente que seguramente no encuentra lo que busca aquí, pero como el blog es Parvulescu todavía…me da pena hacerlo.

Podría escribir más. Podría, porque tengo tiempo. Pero entre el trabajo, el verano y un estado de ánimo un poco raro…me quedo corta. De palabras adecuadas, de una actitud positiva, de ganas de pasar más a menudo por aquí. No he querido dar un fin profesional al blog porque no lo he creado por eso, artículos de marketing online escribo en el blog de la empresa. Lo he creado para compartir con los pocos que me leen mis tristezas y mis momentos felices.

Y este mes va a ser más complicado escribir todavía. Me voy de vacaciones. Por fin. No he cogido más de dos días sueltos de vacaciones desde septiembre del año pasado. Nunca he estado tanto tiempo sin ver a mi familia, a mis amigos, a mi país. A cuatro días distancia de hacerlo, me encuentro con unos sentimientos raros. Por un lado, ansiedad, ganas mil de coger el avión y disfrutar durante dos semanas de lo que es y siempre va a ser mi casa. Por otro lado…hay cosas que dejo aquí que sé que echaré de menos. Pienso en el momento de volver con tristeza y alegría a la vez.

Pero intentaré disfrutar de todo, ya que nunca se sabe lo que nos espera al día siguiente…Disfrutaré de charlas largas con mi mami, tomando cafés y helados. De noches de fiesta y terrazas con mi hermana y los amigos, de tardes de piscina con música a tope (las piscinas de España, sin música, me parecen muy tristes), a lo mejor de algunos paseitos por la montaña, tardes calurosas en Bucarest y, que no se me olvide, boda incluida…Lo dicho, ganas mil de que sea jueves y me vaya, a desconectar de España y volver con las pilas cargadas porque tengo la sensación de que la recta final del 2014 no va a ser una muy fácil…

Vacaction does not last forever meme 9gag

¿Vosotros qué planes tenéis para este verano?

 

Salamanca…

Alguien me preguntaba hace unos días qué se me habrá perdido por Salamanca, por qué no me quiero ir de aquí…la verdad es que no sé exactamente qué es, pero esta ciudad me tiene enamoradísima.  Con su catedral, su río, sus estudiantes, los bares de tapas y las calles llenas de gente alegre, ha conquistado mi corazón.

Catedral de Salamanca

Ponerme a contar todo lo que hay que ver en esta ciudad no tendría sentido, porque las palabras no le hacen justicia…os dejo con un par de vídeos sobre mi querida Salamanca. Si habéis estado alguna vez aquí, seguro que los vídeos os harán echarla de menos. Si no habéis visitado nunca la ciudad más bonita de España, os entrarán ganas de hacerlo.

Vista de la catedral de Salamanca-Río Tormes

Mientras tanto, yo me quedo aquí, queriéndola…


6 consejos útiles para tu viaje a Milán

Hace una semana a estas horas estaba en Milán. Eso sí, haciendo la maleta para el viaje de vuelta, pero contenta y relajada después de una semana estupenda.

Como mi marido cumplió el 13 de junio quise hacerle un regalo distinto que otros años y al final me decidí por un viaje a Milán, aprovechando que tengo allí familiares que nos alojaron en su casita.

Aunque estuvimos a punto de no llegar (accidente por la M40- se tiene que leer como “parados una hora y media in the middle of nowhere, desesperados por pensar que no íbamos a llegar a tiempo para coger el vuelo”), con un poquito de suerte (y dejando de pensar en el aparcamiento de larga estancia que habíamos pagado y al que no íbamos a llegar o en el ticket que al final tuvimos que pagar por haber dejado el coche en el aparcamiento normal del aeropuerto)  lo hemos conseguido.

Y, porque, como decía Elena en su post, Milán es más que una catedral, no os hablaré ni sobre el Duomo, ni sobre el toro de las Galerías Vittorio Emanuele II, sino os dejaré unos consejos útiles que a mí me hubiera gustado recibir antes del viaje. Aunque algunos de ellos no se aplican únicamente a la ciudad de Milán, sino a cualquier viaje que tengas o quieras hacer.

  1. No dejes lo de sacar dinero del cajero hasta el último momento. Puede ser que te pase como a mí, que a las 10 de la noche le dije “adiós” a mi tarjeta que ha decidido no acompañarme a Milán y quedarse en un cajero. Y sin ella me he ido.
  2. No salgas a las 6:20 de casa si tienes el vuelo a las 10 en punto y la distancia entre tu casa y el aeropuerto es de unos…240 kilómetros. Aunque estés acostumbrado a conducir a más de 130 km/hora, Madrid por las mañanas es un caos y cualquier imprevisto puede estropear tus vacaciones por el simple hecho de que no las vas a tener más. O te van a salir mucho más caras de lo que pensabas.
  3. Una vez llegado a Milán, si te decides por coger el metro (que, por cierto, es muy fácil de usar e intuitivo) deberías coger o un ticket para un día entero (4,50€) o dos (8,25€)
  4. Si vas a visitar la catedral, no vistes como yo en la foto de abajo, porque no te van a dejar entrar. El primer día que hemos llegado al Duomo ni hemos intentado entrar, hemos subido directamente al tejado de la catedral, pensando entrar al bajar, pero al bajar teníamos una sed tremenda por culpa de los 35 grados que había y al final nos hemos alejado del centro en búsqueda de un restaurante bueno, bonito y barato. La segunda vez que hemos llegado en el centro de la ciudad sí que hemos querido entrar, pero a mí, sorpresa, no me dejaron, porque llevaba un vestidito corto. Por un lado, me parece muy bien, es una iglesia, al fin y al cabo, pero, por otro lado…no sé yo, me dejaron sin ganas de volver. Así que me quedó mirar las fotos que ha sacado mi marido (que, por cierto, no tenía que haber sacado, resulta que para poder sacar fotos dentro de la catedral tienes que pagar 2 euros)El Duomo
  5. No te puedes ir de Milán sin comer  pizza, pasta y helado.  Nosotros hemos probado la pizza en tres sitios distintos, obviamente, la más rica ha sido en una pizzeria del bario donde vivía mi prima, Ristorante da Massimo. Es decir, una pizzeria normal y corriente donde nos salieron 4 pizzas por 32 euros, con bebida incluida (para llevar)- razón para convencerme una vez más que en España la pizza sí que es cara. Allí es donde me he comido también la mejor pasta, Pappardelle ai funghi porcini, pero la que preparé yo en casa, Gnocchi al gorgonzola, también estuvo muy bien. El mejor helado: la del Bar Castello, al lado del castillo Sforzesco (tiramisú+bananas), seguido de cerca por el helado de Grom, una de las cadenas grandes de Italia.
    Pizza NO rica en Venezia
    Pizza que no me gustó mucho en Venecia

    Pappardelle ai funghi porcini
    Pappardelle ai funghi porcini
  6. Si eres super mega fan de AC Milán/Inter Milán, visita el San Siro. Si no lo eres, no gastes 13 euros por una entrada, ya que el estadio es muy pequeño o, por lo menos, es la sensación que deja, tras no visitar nada más que la parte de la tribuna oficial y los vestuarios de los equipos.
    San Siro vestuario Balotelli
    En el sitio de Balotelli en el vestuario

    De momento no se me ocurre nada más, pero voy haciendo updates al post si me doy cuenta de que se me ha olvidado algo. ¡Qué disfruten de lo que queda de junio!