50 sombras de Grey – la película (u oda a mis 6,70€)

Antes de que me pongáis esta cara

say_what

Lo reconozco: he visto 50 sombras de Grey. Por curiosidad. Y porque ya había leído la trilogía. O bueno, un 80% de la trilogía, porque me he quedado en el tercer volumen, aburrida y cansada por lo surrealista que me parecía todo. Sabía que no me iba a gustar, que no era una peli de Oscar, que se quedaba en el primer libro (por tanto, ya sabía cómo se iba a acabar) peroooo…me dejé llevar por todos los checkins que hacían todos mis amigos en los cines del mundo mundial y…fuí a verla.

Los que me conocéis sabéis que no suelo ir al cine porque no me gusta ver las pelis dobladas, creo que al final decidí verla cuando mi hermana me dijo: <La única frase de la peli más interesante es cuando él le dice: “I don’t make love, I fuck. Hard”. ¿Los españoles cómo lo habrán traducido?>. Y a eso he ido, a ver cómo la han traducido. Pues sí, literalmente, “Yo no hago el amor, yo follo. Duro”.

¿Qué me ha parecido? Una peli de risa. En todos los sentidos. El guión ya lo conocía, ella es jóven y tontita, se enamora del todopoderoso Grey que a sus 27 años tiene ya montado un imperio, a él no le va mucho esto del amor, le van mejor las cuerdas y los azotes. Se conocen cuando ella va a entrevistarlo, ella se pone nerviosa (como no, después de la entrada triunfal que tuvo, cayéndose de rodillas al entrar por la puerta) y se muerde los labios, a él se le sube…la autoestima (ya, sabéis que no es eso lo que quiero decir) y la invita a tomar un café, le regala un Mac, un coche, se la lleva de paseo en un helicóptero…cosas normales y corrientes, vamos. Él le advierte de que no se puede enamorar de él, ella no le escucha y lo hace (claro, como si eso fuera algo que podamos controlar), él le dice que sus gustos son peculiares, ella quiere saber más, él le enseña su habitación de juegos (no antes de que ella le preguntase si es allí donde guarda su Xbox) y se la quiere hacer su sumisa, ella se muerde de nuevo los labios.

Él le dice “Yo no hago el amor, yo follo” (ah, que eso ya os lo he dicho, pero de verdad son las palabras más sucias usadas en la peli), la tira a la cama, le ata las manos con su corbata gris cara, le humedece los labios con vino y le pasa un cubo de hielo por todo el cuerpo. Ah, que se me olvidaba, ella era virgen (dooooh, ¿cómo? ¿No sabíais que todas las mujeres a los 21 años son virgenes?) … un diez para el hecho de que el tío se pone el condón, por lo menos sirve como educación sexual 🙂

sex_scene-50 sombras de grey

Ella se lee el contrato que le ha pasado el loco, dice que no quiere el fisting anal, se muerde de nuevo los labios y lo deja con los huevos hinchados (con perdón) en su despacho. Llegan a follar en la habitación roja, ella le pide que le enseñe lo peor que le puede hacer, él le azota con una fusta seis veces, él suda porque le gusta, ella llora porque le duele y cuenta los azotes, porque se lo ha pedido él. Ella le pregunta si es eso lo que le produce placer y…se va. End of story.

 

Os lo he contado todo tan simple porque es así como es la película: simple. Hay vídeos de canciones pop más pornish que esta peli (véase la Hannah Montana o la Nicky Minaj, por ejemplo), por no hablar de escenas sexy en películas de los años 70. Es una peli a la que podéis llevar a los niños (vale, estoy exagerando) para que aprendan algo útil: hay que usar el preservativo, guardar la virginidad lo máximo posible, comer mucho, beber poco (en el contrato el Señor le dice que tiene que alimentarse bien, no fumar y no beber alcohol) y…no enamorarse de un gilipollas :)))

Nicki-Minaj-Cassie-the-boys

Dejando de lado la ironía, hay algunos momentos en la peli que me han hecho reir – a mí y a la mayoría de las mujeres de la sala, cuya media de edad era 45-50 años.

  • todas las escenas en la que Ana está en bragas. Hace mucho que no veo bragas tan feas. No busquéis en internet, Google no puede indexar contenido tan feo.
  • las escenas donde aparece el vello púbico, tanto de ella como de él, me pregunto si Dakota tuvo que dejarselo crecer o es como lo tiene, ¡por Dios! A esta chica lo de depilarse no se le daba bien, la primera vez que tienen sexo también se le nota en las piernas y me parece haber visto algo de axila también.
  • la noche de la graduación, cuando se supone que iba a salir de fiesta, ella lleva una camiseta. ¿De verdad, quién lleva una CAMISETA la noche de su graduación?
  • frases como “¿Ahora me vas a hacer el amor?? o “¿Qué es un tapón anal?” no pueden no sacarte una carcajada por lo idiota que puede parecer esta mujer.
  • ella le pregunta entrando en el garaje “¿Cuál de estos es tu coche?”, él le contesta “Todos.”. Tiene un helicóptero, maja, cómo para no tener un Audi R8 Spyder o un Audi Quattro SUV.

 

Otras cosas alucinantes en la peli:

  • Ana tiene un móvil tipo concha…¿en qué año decían que se ha grabado?
  • Los dos se comunican por correo o SMS…¿de nuevo pregunto, en qué año se ha grabado la peli? Whatsapp anyone?
  • Ana tiene sólo tres correos en la bandeja de entrada. ¿Qué hace para no recibir tanto spam como nosotros, los demás?
  • Los dos tienen una “reunión de negocios” a oscuras. Donde dos secretarias les traen comida. Que no llegan a comer (creo que era sushi, yuck, a mí tampoco me gusta).  ¿Cómo se supone que tienen que comer con las luces apagadas?
  • Cuando le llama borracha (taaaaaaaaaaaaan típico), Grey sabe a qué bar ir a buscarla. ¿Cómo lo hace, cuándo y qué le ha metido en el móvil? ¡Que era un móvil tipo concha, seguro que ni internet tenía!
  • lo grandes que son los pezones de Ana en comparación con las tetas. (Vaya una que habla de tetas pequeñas, viendo la paja en el ojo ajeno)
  • Christian Grey sabe hacer trenzas. Mi marido no sabe ni atarse bien los cordones de los zapatos.

trenza_50 sombras de grey

 

Ahora, hablando en serio, me alegro de haber ido a ver esta peli. Os he ahorrado 6 euros, me podéis invitar a tomar unos cafés o, mejor todavía, un vodka naranja, que me hace falta celebrar que tengo una relación sana. Aunque mi marido no sepa hacer trenzas.

Si tenéis 5 minutos, mirad el vídeo de abajo, os va a dejar boca abierta seguro.

 

 

 

 

 

 

10.000 km

Una película de planteamiento aparentemente sencillo. Es como resumiría esta película en una frase. Pero hay mucho más detrás de las conversaciones que Alex y Sergi tienen a través de dos ordenadores, intentando mantener una relación a distancia.

Alex y Sergi tienen unos treinta años, viven en Barcelona y están planeando formar una familia y tener un hijo. Los planes tienen que esperar una vez que a Alex le ofrecen mudarse a Los Ágeles para trabajar allí como fotógrafa. 23 minutos es lo que dura la escena con la que arranca la película, con ellos dos intentando tomar una decisión. Con lo que cuesta tomar decisiones. Al final, Sergi se queda en España, preparando las oposiciones de profesor y ella se marcha.

Skype, Whatsapp, Facebook– los medios que les quedan para comunicarse. Mantener una relación a distancia es difícil aún disponiendo de todos estos medios que no teníamos hace unos años. Pero el “conectado última vez a las 12” o “cerca de Madrid” pueden representar una tortura aún más grande que no saber absolutamente nada sobre la persona que quieres.

¿Puede el amor sobrevivir a 10.000 km. de distancia? Es esta la pregunta a la que se intenta contestar en la peli. No os diré cuál es la respuesta porque no quiero ser spoiler…pero a mí me gusta creer que sí. Aunque la vida no sea como en las películas (y es justo esta una frase que Sergi le dice a su chica) hay que confiar en que, al final, las cosas van a salir bien.

 ¿Sí me ha gustado la película? Creo que sí. Pero voy a reconocer que no puedo ser subjetiva. La razón por la que quise verla desde el principio ha sido que estaba segura que me iba a recordar a mi relación con mi marido. Para nosotros no ha sido un año, han sido tres, y lo que vemos en “10.000 km” es muy poco doloroso comparado con la realidad. Pero, mirando atrás, te das cuenta de lo fuerte que eres, de los sacrificios que has estado dispuesto a hacer…y si has llegado hasta aquí, ha valido la pena.

¡Al cine a ver la película, eso sí, no vayáis con las expectativas muy altas, que lo mismo os decepciona!

 

La vida NO es como la vemos en las películas

Lo siento, chicas, pero es así, y tengo que empezar el artículo así para que se entienda desde el principio que el objetivo de éste es demostrar que planeamos nuestras vidas en base a historias y sueños irrealistas. Lo que nos hace parecer tontas a veces. La vida NO es lo que vemos en las películas. Ojalá lo fuera.

Crecemos leyendo cuentos con princesas y príncipes, escuchando canciones cuyas letras memorizamos para cantárselas a nuestro príncipe azul cuando lo conozcamos. Lloramos como si no hubiera mañana viendo Serendipity, Sweet November o When Harry met Sally. Soñamos con enamorarnos de  un chico simpático y guapo y cuando eso pasa de verdad lo regretamos (eh, que “regretar” debería existir en español).

¿Y por qué todo esto? Yo tengo mi teoría. Las altas expectativas hacia el amor, los hombres y la vida misma que tenemos se deben a las películas hollywoodienses. En las películas todo es bonito y fácil. Ella se enamora de él y él, al verla pestañeando, le devuelve los feelings.  Correr bajo la lluvia es tan romántico que ninguno de los dos se pone malo (que es lo que pasa en la vida real). Después de una night stand noche juntos (que me dice Helen que night stand no se dice en español y la otra frase que me ha dado, polvo de una noche, no me gusta) los dos se enamoran (y no, no cada uno de otra persona). Y los ejemplos pueden continuar…Pues no, en la vida real NO es así.

Si esperáis que os pida la mano así

O así

(jo, y estas ni siquiera son películas de Hollywood)

Si pensáis que os puede declarar el amor de esta manera

I love that you get cold when it’s 71 degrees out. I love that it takes you an hour and a half to order a sandwich. I love that you get a little crinkle above your nose when you’re looking at me like I’m nuts. I love that after I spend the day with you, I can still smell your perfume on my clothes. And I love that you are the last person I want to talk to before I go to sleep at night. And it’s not because I’m lonely, and it’s not because it’s New Year’s Eve. I came here tonight because when you realize you want to spend the rest of your life with somebody, you want the rest of your life to start as soon as possible.

Está claro. Las comedias y libros románticos con sus finales felices os han arruinado la visión de la vida y el amor. “Felices para siempre” no existe. Las relaciones reales tienen sus cosas buenas y malas, sus momentos de “quiero que me tengas ahora mismo, aquí” y momentos de “aléjate de mí que esta noche no te quiero”.  Para llegar a estar contento con lo que tienes debes trabajar duro, porque el amor requiere más que fuegos artificiales.

Y si te cansas de luchar…pues si te cansas no hay final feliz. Que alguien se lo diga a todas las niñas de 18 años que piensan que se van a casar con el novio  que tienen desde los 16 y al que seguro que van a dejar cuando éste empiece a follarse a otras…porque no, la vida no es como nos hacen creer que es en las películas y con 17-18 años, no puedes pensar en follarte toda la vida a la misma persona.

PD: Mi mala leche se debe al muro lleno de corazoncitos que tengo e irá aumentando a lo largo de esta semana, porque el viernes es el gran San Valentín…

Fast&Furious 6- o cómo acabar bien la semana

Hacía mucho que no veía una película al cine. Porque no me gusta verlas dobladas, sobretodo si estoy acostumbrada con las voces de los actores. Pero no he podido aguantar hasta encontrar una versión de buena calidad en algún torrente para ver al querido Toretto 🙂 Así que anoche, después de un día de cama y redes sociales, al final decidimos salir a ver Fast&Furious 6.

Fast&Furious 6

¡Y ha valido la pena!

El equipo vuelve a reunirse para detener una banda de mercenarios y salvar a Leti. Vin Diesel, Dwayne Johnson, Paul Walker (oooh, Paul WalkerEmbarassed), Michelle Rodriguez- todos reunidos en lo que ha sido una de las partes que más me han gustado de esta película. Aunque haya tenido también escenas increíbles y bastante exageradas y aunque se haya muerto alguien al final (spoiler alert :-)), ¡me ha encantado! Estoy segura que verlo en la pantalla del ordenador o en la tele no tiene el mismo gusto, así que podéis sacar 7,20€ del bolsillo (en Salamanca- Vialia) si os gustan los coches, las mujeres guapas y listas, los hombres con músculos y…¡la acción!

PD: La música de la peli también me ha encantado, os dejo con la canción que más me gustó- yo he salido cantando, aunque sabía que lo que iba a esperarme era…el día de hoy.