Hoy.

Hoy no voy a pensar en las decisiones que tengo que tomar.

want-it-have-it

Ni voy a pedir mucho de mí, hacer esto, y lo otro, y planificar todo como estoy acostumbrada a hacer. Ni Analytics, ni el curso de marketing online, ni intentar planificar mi agenda para la próxima semana.

Hoy me voy a tomar la vida con calma. Saldré a tomar una copa, a comer un helado. Voy a pasear sin prisa por las calles de Salamanca. Me voy a sentar en una terraza en la Plaza Mayor y disfrutaré del sol y del buen ambiente de esta ciudad que me tiene enamorada.

Hoy no voy a pensar en que tengo 26 años y tengo que hacer algo con mi vida. Ni voy a ponerme a hacer el cambio de armario que tenía planeado para este fin de semana. Ni limpiaré las zapatillas blancas. Ni comprobaré mi cuenta bancaria para ver si me cobraron las facturas o no.

Hoy sólo quiero disfrutar de la vida. Cerrar los ojos, soñar, pensar, sonreír, vivir. Porque lo mismo mañana no podré hacer todo esto.

Obsesiones musicales

Como os he contado en alguna ocasión, la música es a veces mi mejor amiga, por lo tanto, ella también se tiene que ver afectada por mis trastornos obsesivos-compulsivos.

Y cuando digo obsesivo-compulsivo no exagero, me refiero a dejar una canción en repeat un día entero. Sí, habéis leído bien, puedo escuchar tooodo el día la misma canción. Obviamente, hay sólo ciertas canciones que cumplen los requerimientos para convertirse en una canción digna de sonar en mis cascos y mi cabeza todo el día, entre ellos la capacidad de llevarte lejos, muy lejos de la realidad y dejarte soñar.

Ahora mismo hay una lucha entre varias canciones que intentan robar protagonismo una a otra y convertirse en la canción más escuchada en mi móvil. Y creo que más o menos sé cuál va a ganar, a ver si lo adivináis.

1.  Lara Fabian- Je suis malade

 

Je suis malade, c’est ça, je suis malade, 
Tu m’as privé de tous mes chants, 
Tu m’as vidé de tous mes mots, 
Et j’ai le cour complètement malade. 

 

2. John Legend- All of me

 

Give your all to me
I’ll give my all to you
You’re my end and my beginning
Even when I lose I’m winning.

 

3. Hoobastank- The Reason

 

I’ve found a reason for me
To change who I used to be
A reason to start over new
and the reason is you…

 

4. Scorpions- Still loving you

 

Is there really no chance
To start once again?

 

5. Evanescence- Going Under

 

I won’t be broken again. 
I’ve got to breathe. I can’t keep going under. 

 

¿A vosotros cuál de estas canciones os gusta más? ¿Sois de escuchar tanto una canción, hasta que se convierta en una obsesión?

Still

Me he acostumbrado a estar rota, en pedazos de tristeza, y esto me hace pensar con morbosidad en que me tengo que reconstruir, ladrillo a ladrillo, sentimiento a sentimiento…sólo para cumplir con mi curiosidad, a ver qué sale…y de esta lucha parece que he salido siniestro total.
Estoy más triste de lo que le está permitido saber a mi madre, más impotente de lo que él podría entender, pero más lista de lo que cualquier de vosotros lo piensa.

Je danse :-)

Si hay alguna cosa sin la que mi vida sería muy triste y gris, es la música. Vale, y el café, pero creo que la música la echaría de menos incluso más. Encender el portátil para poner la radio (mmmm, sí, escucho la radio de Rumanía online, para empezar el día por lo menos pensando en rumano si a lo largo del día se me va la pinza en otros idiomas) es lo primero que hago por las mañanas. De camino al trabajo escucho música en el móvil y al sentarme a trabajar, es muy probable que me ponga de nuevo a escuchar la radio. Siempre he sido así, me acuerdo que de pequeña hacía mis deberes escuchando música o viendo la tele a la vez. Y en el trabajo me concentro mucho mejor con música, así se me va menos la pinza.

A lo que iba, que hoy estaba escuchando la radio cuando he oído una canción que no había escuchado nunca y me ha FASCINADO. Lo bueno de escuchar radio online es que siempre sabes de qué canción se trata, hice una búsqueda rápidamente en Youtube y he dado con esta chica francesa. Y la he seguido escuchando un par de veces…bastante. Mucho. Vamos a decir que unas 20 veces, aunque es posible que hayan sido más.

“Dernière Danse”, la canción de Indila, cantante R’N’B francesa, cuenta la historia de una joven extranjera que lucha todos los días contra el racismo y los perjuicios. No me voy a poner ahora a analizar la letra de la canción, aunque sí es verdad que me identifico en muchos aspectos (y eso que al escuchar por primera vez la canción no entendí bien de qué iba, mi francés está un poco abandonado en la cajonera debajo de otros idiomas). Pero es una canción que te entra en la cabeza y si le das un par de vueltas se convierte en una canción para escuchar todos los días. ¡Y es que yo soy experta en dar vueltas a las cosas!

Indila Dernière Danse