Peluquerías en Salamanca- mi experiencia con Oh Peluqueros

L‌ater edit: Me han llamado esta tarde de la peluquería, la chica que me atendió, en concreto, para decirme que ella me lo había explicado todo y que yo tenía el pelo muy mal y algo mejor no podía salir.

Foto de cómo me dejó:

Y foto de cómo estoy ahora, un día después, gracias a mi amiga Silvia.

Nada más que añadir.

—————————————————————————————————————————
Acabo de encender el ordenador para acabar un Keyword Analysis para el trabajo, que me estresa saber que no lo  acabé el viernes, cuando tenía que haberlo hecho… Porque soy una buena profesional y me gustan las cosas bien hechas…pero tengo una cosa dando vueltas en mi cabeza y, al final, he decidido dejar esta tarea para esta noche, cuando duerma la niña, y meterme a escribir este post. Que de las cosas malas por lo menos salga algo bueno, ¡actualizar el blog, que tengo casi abandonado!

Voy al grano, que no sé lo que tardará Denisse en despertarse de la siesta. Soy rubia. Desde que he descubierto el tinte, con unos 17 años, lo he sido y, aunque haya pasado un par de veces por alguno que otro experimento, deepdown inside siempre he sido rubia y siempre lo seré. Esto implica varias cosas:

1. Tengo el pelo bastante castigado. Es por ello que uso sólo productos profesionales de peluquería, champú para quitar los reflejos amarillos, mascarillas reestructurantes y tratamientos que reduzcan al mínimo posible los daños hechos por el tinte rubio y la decoloración.

2. No me tiño en casa. Lo he hecho alguna vez, hace años, para salir de algún apuro, pero si no consigo ir cada mes a la peluquería para teñirme el pelo, está claro que cada dos meses tengo que hacerlo sí o sí. En Salamanca me ha costado encontrar un sitio bueno y donde no me deje la mitad de la nómina en una tarde de peluquería, pero, normalmente, he salido contenta de peluquerías de barrio o cadenas como Cande Alberto, Dania, Tribu u…Oh Peluqueros. Porque sí, el post de hoy va sobre ellos.

He acudido por primera vez a Oh Peluqueros en diciembre. Tenía el pelo rubio y quería un cambio.

Pues como se había puesto de moda el gris, he ido a Oh Peluqueros pidiendo esto.

 

Sabía que eso suponía teñirme la raíz de otro color, más oscuro, ya que mi pelo natural es castaño clarito. Estaba dispuesta incluso a que me lo decoloren, cosa que no había hecho nunca, decolorarme enteramente el pelo. No, ni cuando me he casado, que ser más rubia imposible, me he tenido que decolorar, porque, lo dicho, tengo una base bastante clarita.

En Oh Peluqueros me han dicho que eso es bastante difícil de conseguir y que lo más probable es que ni siquiera sea algo real, que es Photoshop. Flipad, Photoshop, me he quedado con la frase porque me ha parecido un tanto curioso que me dijeran eso. Me he dejado aconsejar por abandonar el rubio, me prometieron un resultado chulo…y he salido de ahí así:

Un resultado un tanto distinto a lo que había pedido yo, pero…original. Vamos a dejarlo en original. Obviamente, en un pelo teñido rubio y sin decoloración, esto no podía aguantar, así que he vuelto a Oh Peluqueros un par de veces más los meses siguientes, para retocar el color, pidiendo que fuese menos azul, porque no me veía con el pelo azul.

Hasta que en julio he decidido volver a rubio. Como sabía que en Oh Peluqueros de Salamanca era difícil que me lo hicieran- ya había pedido en diciembre un degradado y tenía el pelo oscuro y muuuy lejos de lo que yo quería y estaba acostumbrada a tener- he ido a Tribu Estilistas, que tienen la reputación de ser la mejor peluquería de Salamanca en coloración. Unas 5 horas después (y una decoloración después) salía de ahí rubia de nuevo:

Un rubio bastante natural, conseguido gracias a José y su equipo de profesionales. He de decir que, debido a la decoloración, tenía la capa de arriba bastante mal, pero tuvieron que insistir para quitarme las manchas de tinte oscuro que tenía en el pelo.

Llegamos al 14 de octubre, que no 13. Los que me conocéis sabéis que estoy sola prácticamente toda la semana y entre el trabajo y la niña me cuesta bastante encontrar tiempo para mí. Ayer dejé a Denisse con su padre y, como en Tribu sólo tienen abierto hasta las 14:30 los sábados, he decidido darle una nueva oportunidad a Oh Peluqueros, concretamente a la peluquería de Salamanca que tienen en la Avenida de Villamayor. Vuelvo a decir lo que he dicho al principio de este post, yo soy una buena profesional, o por lo menos eso me gusta pensar. No he tenido nunca un cliente que se haya quejado de mi trabajo, pero soy perfectamente consciente de mis puntos flojos, de mis debilidades y de lo que no sé hacer. Es por ello que siempre que considero que hace falta, pido ayuda a los que saben mejor que yo del tema y me dejo aconsejar. De peluquería no sé, pero por ello voy a que me cuiden, no a que me dejen así:

Después de más de una hora con la deco y unos 5-10 minutos con un matiz, tengo la raíz mucho más clara que el resto del pelo. Lo he visto dentro de la peluquería, me veía rara pero no era capaz de darme cuenta del porqué, al salir le he escrito a mi amiga Silvia, que es peluquera, y ella me lo ha aclarado. Yo no soy una profesional de peluquería, no sé de esto, lo único que sé es que no me ha pasado nunca salir de una peluquería con la raíz más clara que el resto del pelo. Llevo 13 años tiniéndome de rubia, sin decolorarme obviamente he tenido alguna vez la raíz más oscura que el resto del pelo, pero nunca más clara. Es más, no me decoloraron sólo la raíz, sino unos dos-tres dedos, de tal forma que ahora se ve una diferencia muy grande entre la raíz y el resto del pelo.

Sé que conseguir un rubio no es fácil, de la misma forma en la que sé que posicionar una página web para términos de búsqueda relevantes tampoco lo es. La diferencia es que sí me atrevo a diseñar una estrategia de posicionamiento para una web, pero no a teñir a alguien de rubia, aún más cuando me pagan bastante por ello. Es por eso que he decidido publicar este post, porque creo que es importante aprender de los errores y la chica que me tiñó ayer, cuyo nombre no voy a mencionar aquí, debe saber que el trabajo que hizo ha sido, simplemente, malo.

Me he puesto ya en contacto con ellos por Facebook para presentarles mi caso. Sólo quiero que lo sepan, porque solución para ello ya no van a tener…mi amiga Silvia está ahora mismo de camino hacia mi casa para intentar tapar esta cosa rara que llevo en la cabeza. Ojalá salga bien y si no…pues me veréis morena, qué le vamos a hacer. Pero, lo dicho, de los errores se aprende y si buscáis peluquería en Salamanca, buena, bonita y barata…ya sabéis que Oh Peluqueros no lo es.

PD: Me he puesto a buscar opiniones de peluquerías en Salamanca y, desde luego, Oh Peluqueros no tiene muy buenas opiniones…haberlo buscado antes, Katty, haberlo buscado antes. Al leer esta opinión me he dado cuenta de que es simplemente así, siempre que he ido han intentado venderme otros productos, de la última marca con la que colaboran, siempre me han dicho que tengo el pelo fatal- cosa que no digo que no sea así, pero en otras peluquerías no me lo han dicho de una forma tan borde y con tanta falta de consideración.
Sigue leyendo Peluquerías en Salamanca- mi experiencia con Oh Peluqueros

Yo no quería fotos de embarazada, pero…

Yo no quiero fotos con barrigota.

No quiero recordar toda la vida  que estuve tan fea y gorda.

¿Por qué las embarazadas que se hacen sesiones foto de maternidad siempre posan con una mano casi casi en el chichi London? ¡No hace falta que nos indiquen que ahí está el bebé, está bien claro!

…y frases por el estilo soltaba cuando la gente me preguntaba si quiero una sesión foto en el embarazo. Pero a principios de diciembre, encontrándome ya en la recta final del embarazo (y aburriéndome en casa, hay que reconocerlo), me entraron ganas de ponerme guapa (sí, guapa y gorda no son incompatibles) y de coger a mi marido de la mano (léase arrastrarlo) para que nos hagan unas fotos bonitas. La verdad es que tenía ganas de tener algo que mostrarle a mi hija cuando sea mayor, para que entienda por qué cambios ha pasado su madre hasta que llegó a tenerla en brazos, y así poder chantajearla para que me quiera más a mí.

Ahora, hablando en serio, aunque hayan sido unos meses duros, con muchos cambios físicos y, sobre todo, psicológicos, estoy segura de que voy a echar un poco de menos esta barriguita y no tener que compartir con absolutamente nadie a mi hija. Durante estos 9 meses la he tenido tan cerca como no voy a volver a tenerla nunca. He disfrutado de cada una de sus pataditas y le he hablado a solas, cosas que ya no podré hacer dentro de poco…y quería un recuerdo de una época muy bonita de mi vida- el principio de nuestra nueva vida.  Juntos, los tres. La familia que siempre he querido tener.

Buscar un fotógrafo en Salamanca no ha sido tarea fácil, porque hay muchos y, sin conocerlos tampoco puedes saber muy bien qué esperarte. Lo que buscábamos era una persona que nos transmitiera confianza, ya que ni mi marido ni yo no hemos sido protagonistas de muchos reportajes fotográficos en la vida y tampoco es que tengamos mucha confianza en nuestras cualidades físicas. Después de haber analizado webs y páginas de Facebook de estudios o profesionales de Salamanca y haber pedido presupuestos a un par de ellos, he decidido tirar también de conocidos, y …bingo, es así como llegué a Jaime, un fotógrafo de Salamanca muy majo y con muy buen ojo (Gracias, Dag).

Jaime tiene que haber flipado conmigo, porque yo empecé la sesión por decirle todo lo que NO quiero. Sin fotos del lado derecho, que no es mi perfil bueno. Sin fotos muy eróticas que luego no pueda enseñar a nadie. Que no se me vean mucho los pies, porque es lo que más ha engordado durante el embarazo (y la cara, pero esa sí que no podía esconderla en las fotos, aunque, ahora que lo pienso, un burka me hubiera venido genial)…y otras cosas por el estilo.

Como esa tarde de domingo que quedamos con Jaime se puso a llover, tuvimos que hacer todas las fotos en el interior, una pena por no haber podido disfrutar de lo bonita que es la ciudad de Salamanca. Pero cuando nazca la criatura la sacamos de paseo y ahí en el medio de la Plaza le saco sus primeras fotos para el book.

Jugamos con varios outfits, accesorios, y al final yo creo que salieron unas fotos muy bonitas, que nos recordarán para siempre que nuestra pequeña ha salido de una barriguita para completar nuestras vidas. Jaime y Sandra nos han hecho sentirnos muy cómodos (tan cómodos que yo en la mayoría de las fotos salgo en sujetador, se me ha olvidado que yo no quería fotos con poca ropa) y por aquí queremos darles las gracias por ser como son. Muy majos, y a la vez profesionales, cosa que, hoy en día, es bastante difícil de encontrar.

Os dejo con algunas fotos del reportaje, aunque no seamos perfectos y no tengamos cuerpos de modelos (sobre todo yo, jajaja), creo que lo importante es lo que transmiten las fotos. Jaime ha conseguido capturar con su objetivo lo que dicen nuestras miradas: que nos queremos mucho y que esta pequeñaja que no quiere salir aún a conocer el mundo va a ser la niña más adorada, para la que vamos a ser capaces de hacer cualquier cosa.

PD: Si os queréis poner en contacto con Jaime podéis hacerlo a través de su página de Facebook o su web.

IMG_4196


IMG_4206

IMG_4227

IMG_4397

IMG_4236

IMG_4272

IMG_4410

IMG_4422

IMG_4424

IMG_4231

IMG_4308

IMG_4456

IMG_4409

Operación “¡Que CARREFOUR me devuelva mi EURO!”

Como los señores del Carrefour no se han leído mi último post no saben que a las mujeres embarazadas no hay que sacarlas de quicio, así que les voy a perdonar por haberlo hecho…pero eso no quiere decir que lo voy a olvidar, y para asegurarme de que no lo voy a hacer, al blog que va mi historia J El artículo de mi primera experiencia de compra en Asos sigue siendo el artículo más leído de mi blog y me hace ilusión pensar que  he ayudado a alguien tomar una decisión de compra…lo mismo con este artículo consigo hacer, por lo menos, que la gente mire su ticket de compra al salir del súper.

La semana pasada he ido al Carrefour, que es la tienda más cercana que tengo al lado de mi casa, a hacer una pequeña compra. Entre los productos que necesitaba: un champú y una crema suavizante. He ido directa al sitio donde sabía que están los productos de Elvive, mi marca preferida para el cuidado del pelo. Justo al lado de estos he visto que los que había de la marca Revlon Flex estaban en promoción, comprando un producto el segundo tenía un 50% de descuento. Sí que había probado esta marca en el pasado y dije, “Bueno, pues si se puede ahorrar un poco, muy bien” y los cogí. Al llegar a casa miré el ticket – siempre lo guardo para comprobar que me lo han cobrado bien de la tarjeta, porque me ha pasado que una tienda me cobrase tres veces por la misma compra. Sorpresa: no me habían hecho ningún descuento. Y ahí es cuando empezó Katty a ponerse nerviosa, porque no aguanta que le mientan.

 

Paso 1: Ir al folleto y comprobar que sí había esa promoción.

publicidad engañosa Carrefour

Paso 2: Al ver que en letra pequeña ponía “excepto formato 1l” ir al baño para comprobar la posibilidad de que uno de los productos fuese de un litro. Negativo.

Paso 3: Pensar – pues esto no va a quedar así, aunque se trate de un euro y pico, es mi euro. Ya volveré a por ello.

 

…Olvidarse del tema durante una semana.

 

Paso 4: Ir al Carrefour una tarde de domingo. Ver los productos de Revlon en el pasillo central y recordar que Carrefour y yo tenemos una historia pendiente.

Paso 5: Comprobar en el lector de precios si los productos comprados están en promoción. Uno sí, otro no. Probar con otro champú, ese sí que entraba en la promo. Probar con otro. Ese también entraba en la promo. Había un único tipo de producto de la gama cuyo código no aparecía en promoción y sí, era ese que había cogido yo.

Paso 6: Aprovechando que los domingos al Carrefour de Salamanca no va nadie y no había cola ni nada…ir a reclamar mi euro. Tengo que decirlo, en un principio me dio vergüenza. Pero luego pensé: es mi dinero. ¿Por qué tengo que avergonzarme de pedir lo que es mío?

ticket promo estafa Carrefour

Paso 7: Enseñar ticket. Explicar el problema, esperar que la chica de atención al cliente comprobase el folleto, luego el ticket. Luego calculó con una calculadora lo que me debían y…tanaaa. Mi euro más otros 27 céntimos volvieron a mi cartera. Le expliqué a la chica que a mí en realidad el euro me daba igual, porque de verdad me daba igual, su explicación fue “A saber que habrá pasado que este artículo no se ha incluido en la promoción”, sin más. Ahora me quedo con la duda: ¿a cuánta más gente le habrá pasado lo mismo? Yo tengo mi euro, pero…¿cuántos euros estarán, en vez de en las carteras de los que han trabajado para ellos, en las de los accionistas de la cadena de hipermercados?

Mis bases de maquillaje favoritas: Clarins, Mac, Revlon

Uno de mis propósitos para este año 2015 es dejar de escribir bobadas en este blog y ya que el artículo más leído es el de las compras en Asos, lo más probable es que empiece a contaros más sobre compras online. Pero también sobre libros leídos, películas, vacaciones, etc.

Hoy os voy a hablar sobre las bases de maquillaje que más me gustan y consiguen hacer algo que no puede hacer cualquier base de maquillaje – cubrir imperfecciones sin el peligro de provocar otras.

Soy de las mujeres que no salen de casa sin aplicarse base de maquillaje. Por culpa de la tendencia acnéica de mi piel y las imperfecciones que el acné  ha dejado en mi cara, las bases de maquillaje se han convertido en mi gran aliado y mejor amigo a la hora de maquillarse. Obviamente, para que las cosas no empeoren al usar un producto que tapa los poros y, por tanto, no deja respirar la piel, hay que elegirlo cuidadosamente.

¿Cómo tiene que ser una base de maquillaje? Para mi, lo fundamental es que sea:

  • Libre de aceites (oil-free). El acné tiende a encontrarse en pieles que producen demasiada grasa, para evitar que haya incluso más grasa al usar un producto de maquillaje hace falta que éste esté libre de aceites.
  • Que tenga cobertura alta. Si uso base de maquillaje es, sobre todo, porque necesito que me cubra las imperfecciones y las rojeces. Es verdad que las bases de maquillaje de cobertura alta tienden a no darle a la piel un aspecto muy natural, pero hay bases que al final lo consiguen.
  • Que sea de larga duración. Paso más de 12 horas al día con la base de maquillaje en la cara, por lo que necesito llegar por la noche a casa con ella casi intacta y no con manchitas como un dálmata.

 

Después de unos años probando y probando, puedo decir que he encontrado algunas bases que cumplen todos estos requisitos y que voy alternando en función de otros productos que tenga que comprar al mismo tiempo y, por qué no, hay que decirlo, en función del presupuesto.

Clarins Teint Haute Tenue es  la primera base de maquillaje que he probado de la prestigiosa marca francesa y que me ha convencido tanto que durante mucho tiempo he comprado la misma (hay que decir que a mí no me duran las bases como a la gente normal, 6 meses, un año, no :(). Es una base de maquillaje de larga duración y cobertura alta con factor de protección solar 15. Cubre muchísimo, pero sin dejar el aspecto de mascarilla y da luminosidad al rostro. Como la mayoría de las bases, viene en un bote de 30 ml – de cristal, ¡ojo! que a mí se me ha caído al suelo más de una vez, pero parece ser bastante duradero ya que no se ha roto. Como todas las bases que tengo, la aplico con una esponja (no soy fan de las brochas, no tengo la paciencia necesaria para usarlas). Al llevar un dispensador es muy fácil de usar y te aseguras de que no gastas demasiado producto. Me encantan su olor y su textura. ¿Os he dicho ya que cubre muy bien, no? 🙂 La podéis encontrar en muchas perfumerías pero os recomiendo mirar online también si más o menos sabéis qué tono os va mejor. La diferencia de precio puede ser muy alta. En la web de Clarins la venden por 35,10 € , mientras que en Perfumerías Primor ahora mismo está a 23,4€. Creo recordar que en el mismo sitio la he comprado yo hace unos meses por unos 26 euros.

Bases de maquillaje cobertura alta

Clarins Ever Matte. Otro producto que me encanta de esta marca, aunque no tanto como la base de larga duración. La USP del producto es que lucha contra los brillos- cosa que hace muy bien, como os he dicho ya, yo tengo la piel grasa y esta base, sellada con polvos, aguanta más de 16 horas sin que haga falta retocarla. Deja la piel respirar pero cubre menos que la Haute Tenue. Eso sí, también vale menos, en la web oficial 30,6 €, yo la compré hace unos meses por 21€ en la web de Primor, ahora vale más o menos lo mismo. Lo que me gusta más de esta base en comparación con su “hermana” es el envoltorio, es un bote de plástico, muy ligerito y fácil de usar en el bolso y que, además, no te da tanto miedo cogerlo a las 7 de la mañana con los ojos medio-cerrados de sueño, por si se te va a romper. El tono que uso en esta base es el 110 Honey (si no me equivoco todas las bases de Clarins vienen en los mismos tonos, así que has probado un tono de una puedes probar otras bases en el mismo tono sin pasarte por una perfumería para probarlo).

 

Studio Fix de Mac. La archiconocida base de maquillaje de la archiconocida marca Mac. Tengo que reconocer que no he probado muchos de los productos de Mac, pero los que he probado me encantan. Lo mismo me pasa con esta base de maquillaje, lo único es que…odio el olor. Antes de comprarla he leído muchas reseñas pero ni en sólo una no hablaban sobre esto, que huele …pues no diría mal, sino más bien raro. La gente dice que huele “indescriptible, nada notorio”…pues no, a mí me huele a pegamento, a cola blanca. Su cobertura es muy alta, dependiendo de las capas que decidas aplicar vas a conseguir un look más o menos natural. Al tener pequeños rojeces, uso un NC (los tonos NW son rosados, que no ayudan a esconder las rojeces). El tono es 20. Aunque sea bastante pesada por los pigmentos que lleva, deja la piel respirar y aguanta muchas horas también. La podéis encontrar en la web de Mac por 30,5€. Lo que me parece muy cutre es que no lleve dispensador y que te cobren por ello aparte- si quieres asegurarte de que no vas a gastar demasiado producto puedes comprar en la misma web un dispensador por 5,50€. Yo no lo he comprado pero sí pienso hacerlo porque es bastante difícil aplicar la base sin él.

 

Colorstay de Revlon.  Durante mucho tiempo (hasta conocer la Haute Tenue de Clarins) ha sido mi base de maquillaje preferida. Comparada con los anteriores es muy económica. En las Perfumerias Avenida (de Salamanca) la venden por unos 17€ y online la puedes encontrar por unos 12€. Se trata de una base de maquillaje de cobertura muy alta, libre de aceites, que aguanta muchas horas y reduce los brillos. Su olor me gusta mucho, huele a limpio, a fresco, y deja una sensación muy ligera en la cara. Esta base tampoco lleva dispensador y la última vez que la compré me ha sido prácticamente imposible sacarla del bote de forma fácil. Les he escrito a los de Maquillalia, la tienda donde la compré, pero me dijeron que ha cambiado de fórmula y por eso ahora es menos fluida. El truco: dejarla unos días bocabajo y luego verter el contenido en un bote que tenía vacío de otra base de maquillaje con dispensador.

 

Si tuviera que quedarme sólo con una de ellas: la Haute Tenue de Clarins, aunque sea más cara. ¿Vosotros qué bases de maquillaje usáis? Algún consejo o truco para que duren más o para aplicarlas?

¿Por qué quiero un bebé? Pues…

Los que me conocéis sabéis lo mucho que me gustan los niños y cómo me encantaría tener uno. Aunque tenga sólo 27 años, me veo mamá. Sí, sí, me veo cambiando los tacones por unas zapatillas cómodas para poder manejar mejor el carrito, las tardes de shopping en Zara y Sephora por compras en tiendas de ropa de niños y juguetes, las horas perdidas navegando por las redes sociales por momentos al lado de un peque gordito y sonriente.

Y detrás de este deseo mio hay varias razones.

1. Porque ella acaba de tener uno. Y se le ve tan guapa y tan feliz que daría todos los zapatos que tengo (ouch) para sentir lo mismo. Gossip Girl fan forever.

Blake Lively embarazada

2. Porque ella va tener uno. Y es tan achuchableeee. Si no me creéis a mí este artículo os tiene que convencer.

gif_zooey-deschanel

 

3.   Porque en éste vídeo me veo a mí. Con mis zapatos de tacón y los vaqueros que no me van a entrar. Pero tendré una excusa para ello 🙂

4. Porque mi bebé va a tener la misma reacción que esta monada de 10 meses al oírme cantar, pero porque mi voz es horrible 🙂

5. Porque Dragos casi no tiene barba, así que nuestro bebé no reaccionará así cuando se afeite 🙂

 

6. Porque éstos podríamos ser nosotros perfectamente.

Danielle Guenther Parenting photographies
7. Porque si no me voy a comprar nunca un Mini Cooper, por lo menos voy a poder comprar éste para mi hija.

mini-cooper-rosa8. Porque yo hablo mucho. Y seguro que, como los bebés de éste vídeo, se va a parecer a mí.

9. Para llevarle a clases de baile y aprenda a bailar así.

Y hablando en serio…

10. Porque vamos a ser unos muy buenos padres.

embarazo_foto