Peluquerías en Salamanca- mi experiencia con Oh Peluqueros

Peluquerías en Salamanca- mi experiencia con Oh Peluqueros

L‌ater edit: Me han llamado esta tarde de la peluquería, la chica que me atendió, en concreto, para decirme que ella me lo había explicado todo y que yo tenía el pelo muy mal y algo mejor no podía salir.

Foto de cómo me dejó:

Y foto de cómo estoy ahora, un día después, gracias a mi amiga Silvia.

Nada más que añadir.

—————————————————————————————————————————
Acabo de encender el ordenador para acabar un Keyword Analysis para el trabajo, que me estresa saber que no lo  acabé el viernes, cuando tenía que haberlo hecho… Porque soy una buena profesional y me gustan las cosas bien hechas…pero tengo una cosa dando vueltas en mi cabeza y, al final, he decidido dejar esta tarea para esta noche, cuando duerma la niña, y meterme a escribir este post. Que de las cosas malas por lo menos salga algo bueno, ¡actualizar el blog, que tengo casi abandonado!

Voy al grano, que no sé lo que tardará Denisse en despertarse de la siesta. Soy rubia. Desde que he descubierto el tinte, con unos 17 años, lo he sido y, aunque haya pasado un par de veces por alguno que otro experimento, deepdown inside siempre he sido rubia y siempre lo seré. Esto implica varias cosas:

1. Tengo el pelo bastante castigado. Es por ello que uso sólo productos profesionales de peluquería, champú para quitar los reflejos amarillos, mascarillas reestructurantes y tratamientos que reduzcan al mínimo posible los daños hechos por el tinte rubio y la decoloración.

2. No me tiño en casa. Lo he hecho alguna vez, hace años, para salir de algún apuro, pero si no consigo ir cada mes a la peluquería para teñirme el pelo, está claro que cada dos meses tengo que hacerlo sí o sí. En Salamanca me ha costado encontrar un sitio bueno y donde no me deje la mitad de la nómina en una tarde de peluquería, pero, normalmente, he salido contenta de peluquerías de barrio o cadenas como Cande Alberto, Dania, Tribu u…Oh Peluqueros. Porque sí, el post de hoy va sobre ellos.

He acudido por primera vez a Oh Peluqueros en diciembre. Tenía el pelo rubio y quería un cambio.

Pues como se había puesto de moda el gris, he ido a Oh Peluqueros pidiendo esto.

 

Sabía que eso suponía teñirme la raíz de otro color, más oscuro, ya que mi pelo natural es castaño clarito. Estaba dispuesta incluso a que me lo decoloren, cosa que no había hecho nunca, decolorarme enteramente el pelo. No, ni cuando me he casado, que ser más rubia imposible, me he tenido que decolorar, porque, lo dicho, tengo una base bastante clarita.

En Oh Peluqueros me han dicho que eso es bastante difícil de conseguir y que lo más probable es que ni siquiera sea algo real, que es Photoshop. Flipad, Photoshop, me he quedado con la frase porque me ha parecido un tanto curioso que me dijeran eso. Me he dejado aconsejar por abandonar el rubio, me prometieron un resultado chulo…y he salido de ahí así:

Un resultado un tanto distinto a lo que había pedido yo, pero…original. Vamos a dejarlo en original. Obviamente, en un pelo teñido rubio y sin decoloración, esto no podía aguantar, así que he vuelto a Oh Peluqueros un par de veces más los meses siguientes, para retocar el color, pidiendo que fuese menos azul, porque no me veía con el pelo azul.

Hasta que en julio he decidido volver a rubio. Como sabía que en Oh Peluqueros de Salamanca era difícil que me lo hicieran- ya había pedido en diciembre un degradado y tenía el pelo oscuro y muuuy lejos de lo que yo quería y estaba acostumbrada a tener- he ido a Tribu Estilistas, que tienen la reputación de ser la mejor peluquería de Salamanca en coloración. Unas 5 horas después (y una decoloración después) salía de ahí rubia de nuevo:

Un rubio bastante natural, conseguido gracias a José y su equipo de profesionales. He de decir que, debido a la decoloración, tenía la capa de arriba bastante mal, pero tuvieron que insistir para quitarme las manchas de tinte oscuro que tenía en el pelo.

Llegamos al 14 de octubre, que no 13. Los que me conocéis sabéis que estoy sola prácticamente toda la semana y entre el trabajo y la niña me cuesta bastante encontrar tiempo para mí. Ayer dejé a Denisse con su padre y, como en Tribu sólo tienen abierto hasta las 14:30 los sábados, he decidido darle una nueva oportunidad a Oh Peluqueros, concretamente a la peluquería de Salamanca que tienen en la Avenida de Villamayor. Vuelvo a decir lo que he dicho al principio de este post, yo soy una buena profesional, o por lo menos eso me gusta pensar. No he tenido nunca un cliente que se haya quejado de mi trabajo, pero soy perfectamente consciente de mis puntos flojos, de mis debilidades y de lo que no sé hacer. Es por ello que siempre que considero que hace falta, pido ayuda a los que saben mejor que yo del tema y me dejo aconsejar. De peluquería no sé, pero por ello voy a que me cuiden, no a que me dejen así:

Después de más de una hora con la deco y unos 5-10 minutos con un matiz, tengo la raíz mucho más clara que el resto del pelo. Lo he visto dentro de la peluquería, me veía rara pero no era capaz de darme cuenta del porqué, al salir le he escrito a mi amiga Silvia, que es peluquera, y ella me lo ha aclarado. Yo no soy una profesional de peluquería, no sé de esto, lo único que sé es que no me ha pasado nunca salir de una peluquería con la raíz más clara que el resto del pelo. Llevo 13 años tiniéndome de rubia, sin decolorarme obviamente he tenido alguna vez la raíz más oscura que el resto del pelo, pero nunca más clara. Es más, no me decoloraron sólo la raíz, sino unos dos-tres dedos, de tal forma que ahora se ve una diferencia muy grande entre la raíz y el resto del pelo.

Sé que conseguir un rubio no es fácil, de la misma forma en la que sé que posicionar una página web para términos de búsqueda relevantes tampoco lo es. La diferencia es que sí me atrevo a diseñar una estrategia de posicionamiento para una web, pero no a teñir a alguien de rubia, aún más cuando me pagan bastante por ello. Es por eso que he decidido publicar este post, porque creo que es importante aprender de los errores y la chica que me tiñó ayer, cuyo nombre no voy a mencionar aquí, debe saber que el trabajo que hizo ha sido, simplemente, malo.

Me he puesto ya en contacto con ellos por Facebook para presentarles mi caso. Sólo quiero que lo sepan, porque solución para ello ya no van a tener…mi amiga Silvia está ahora mismo de camino hacia mi casa para intentar tapar esta cosa rara que llevo en la cabeza. Ojalá salga bien y si no…pues me veréis morena, qué le vamos a hacer. Pero, lo dicho, de los errores se aprende y si buscáis peluquería en Salamanca, buena, bonita y barata…ya sabéis que Oh Peluqueros no lo es.

PD: Me he puesto a buscar opiniones de peluquerías en Salamanca y, desde luego, Oh Peluqueros no tiene muy buenas opiniones…haberlo buscado antes, Katty, haberlo buscado antes. Al leer esta opinión me he dado cuenta de que es simplemente así, siempre que he ido han intentado venderme otros productos, de la última marca con la que colaboran, siempre me han dicho que tengo el pelo fatal- cosa que no digo que no sea así, pero en otras peluquerías no me lo han dicho de una forma tan borde y con tanta falta de consideración.
Leer más Acerca dePeluquerías en Salamanca- mi experiencia con Oh Peluqueros

¿Dónde están los contactos de WhatsApp en iPhone?

¿Dónde están los contactos de WhatsApp en iPhone?

Para que no os pase como a mí, que llevo toda la mañana buscando los contactos de Whatsapp (con los que no he hablado nunca, por ejemplo, o ya he borrado los chats), después de la última actualización que incluye los estados de WhatsApp (lo que faltaba después del Snapchat, las Instagram Stories, las FacebookLeer más sobre ¿Dónde están los contactos de WhatsApp en iPhone?[…]