Yo no quería fotos de embarazada, pero…

Yo no quiero fotos con barrigota.

No quiero recordar toda la vida  que estuve tan fea y gorda.

¿Por qué las embarazadas que se hacen sesiones foto de maternidad siempre posan con una mano casi casi en el chichi London? ¡No hace falta que nos indiquen que ahí está el bebé, está bien claro!

…y frases por el estilo soltaba cuando la gente me preguntaba si quiero una sesión foto en el embarazo. Pero a principios de diciembre, encontrándome ya en la recta final del embarazo (y aburriéndome en casa, hay que reconocerlo), me entraron ganas de ponerme guapa (sí, guapa y gorda no son incompatibles) y de coger a mi marido de la mano (léase arrastrarlo) para que nos hagan unas fotos bonitas. La verdad es que tenía ganas de tener algo que mostrarle a mi hija cuando sea mayor, para que entienda por qué cambios ha pasado su madre hasta que llegó a tenerla en brazos, y así poder chantajearla para que me quiera más a mí.

Ahora, hablando en serio, aunque hayan sido unos meses duros, con muchos cambios físicos y, sobre todo, psicológicos, estoy segura de que voy a echar un poco de menos esta barriguita y no tener que compartir con absolutamente nadie a mi hija. Durante estos 9 meses la he tenido tan cerca como no voy a volver a tenerla nunca. He disfrutado de cada una de sus pataditas y le he hablado a solas, cosas que ya no podré hacer dentro de poco…y quería un recuerdo de una época muy bonita de mi vida- el principio de nuestra nueva vida.  Juntos, los tres. La familia que siempre he querido tener.

Buscar un fotógrafo en Salamanca no ha sido tarea fácil, porque hay muchos y, sin conocerlos tampoco puedes saber muy bien qué esperarte. Lo que buscábamos era una persona que nos transmitiera confianza, ya que ni mi marido ni yo no hemos sido protagonistas de muchos reportajes fotográficos en la vida y tampoco es que tengamos mucha confianza en nuestras cualidades físicas. Después de haber analizado webs y páginas de Facebook de estudios o profesionales de Salamanca y haber pedido presupuestos a un par de ellos, he decidido tirar también de conocidos, y …bingo, es así como llegué a Jaime, un fotógrafo de Salamanca muy majo y con muy buen ojo (Gracias, Dag).

Jaime tiene que haber flipado conmigo, porque yo empecé la sesión por decirle todo lo que NO quiero. Sin fotos del lado derecho, que no es mi perfil bueno. Sin fotos muy eróticas que luego no pueda enseñar a nadie. Que no se me vean mucho los pies, porque es lo que más ha engordado durante el embarazo (y la cara, pero esa sí que no podía esconderla en las fotos, aunque, ahora que lo pienso, un burka me hubiera venido genial)…y otras cosas por el estilo.

Como esa tarde de domingo que quedamos con Jaime se puso a llover, tuvimos que hacer todas las fotos en el interior, una pena por no haber podido disfrutar de lo bonita que es la ciudad de Salamanca. Pero cuando nazca la criatura la sacamos de paseo y ahí en el medio de la Plaza le saco sus primeras fotos para el book.

Jugamos con varios outfits, accesorios, y al final yo creo que salieron unas fotos muy bonitas, que nos recordarán para siempre que nuestra pequeña ha salido de una barriguita para completar nuestras vidas. Jaime y Sandra nos han hecho sentirnos muy cómodos (tan cómodos que yo en la mayoría de las fotos salgo en sujetador, se me ha olvidado que yo no quería fotos con poca ropa) y por aquí queremos darles las gracias por ser como son. Muy majos, y a la vez profesionales, cosa que, hoy en día, es bastante difícil de encontrar.

Os dejo con algunas fotos del reportaje, aunque no seamos perfectos y no tengamos cuerpos de modelos (sobre todo yo, jajaja), creo que lo importante es lo que transmiten las fotos. Jaime ha conseguido capturar con su objetivo lo que dicen nuestras miradas: que nos queremos mucho y que esta pequeñaja que no quiere salir aún a conocer el mundo va a ser la niña más adorada, para la que vamos a ser capaces de hacer cualquier cosa.

PD: Si os queréis poner en contacto con Jaime podéis hacerlo a través de su página de Facebook o su web.

IMG_4196


IMG_4206

IMG_4227

IMG_4397

IMG_4236

IMG_4272

IMG_4410

IMG_4422

IMG_4424

IMG_4231

IMG_4308

IMG_4456

IMG_4409

Paciencia, impaciente…

Echo de menos…

  • Las clases de zumba y de spinning, salir agotada del gimnasio pero tener más energía después de llegar a casa y ducharme que por las mañanas.gim_katty
  • Salir con mis chicas a tomar una copa de vino en uno de nuestros lugares favoritos de Salamanca.chicas_guapas_revolutum
  • Pasear por las calles de esta ciudad tan bonita que, seis años después de haberme mudado aquí, me sigue enamorando y sorprendiendo con rincones especiales. plaza_mayor_salamanca
  • Ir de tiendas y llegar a casa cargada de bolsas llenas de colores e ilusiones, zapatos de tacón alto y vestidos de NO embarazada.

Pero sé que:

  • Gastaré más energía contigo que en cualquier clase del gimnasio y va a ser la mejor forma de gastarla hasta que se me acaben los días.
  • Te llevaré conmigo ahí donde vaya, para que no nos echemos de menos una a la otra.
  • Te enseñaré las calles bonitas de Salamanca, seguro que te van a gustar, con todos los jóvenes y la multiculturalidad que le dan la vida a la ciudad.
  • Te compraré cositas dulces y delicadas como tú, para que seas la niña más bonita del mundo mundial.

 

Y tengo tantas ganas de hacer todas estas cosas que no puedo ni dormir… porque ya estoy soñando con los ojos abiertos, pensando en el momento en el que voy a mirar tu carita por primera vez.

IMG_4456