Salamanca…

Alguien me preguntaba hace unos días qué se me habrá perdido por Salamanca, por qué no me quiero ir de aquí…la verdad es que no sé exactamente qué es, pero esta ciudad me tiene enamoradísima.  Con su catedral, su río, sus estudiantes, los bares de tapas y las calles llenas de gente alegre, ha conquistado mi corazón.

Catedral de Salamanca

Ponerme a contar todo lo que hay que ver en esta ciudad no tendría sentido, porque las palabras no le hacen justicia…os dejo con un par de vídeos sobre mi querida Salamanca. Si habéis estado alguna vez aquí, seguro que los vídeos os harán echarla de menos. Si no habéis visitado nunca la ciudad más bonita de España, os entrarán ganas de hacerlo.

Vista de la catedral de Salamanca-Río Tormes

Mientras tanto, yo me quedo aquí, queriéndola…


Hoy.

Hoy no voy a pensar en las decisiones que tengo que tomar.

want-it-have-it

Ni voy a pedir mucho de mí, hacer esto, y lo otro, y planificar todo como estoy acostumbrada a hacer. Ni Analytics, ni el curso de marketing online, ni intentar planificar mi agenda para la próxima semana.

Hoy me voy a tomar la vida con calma. Saldré a tomar una copa, a comer un helado. Voy a pasear sin prisa por las calles de Salamanca. Me voy a sentar en una terraza en la Plaza Mayor y disfrutaré del sol y del buen ambiente de esta ciudad que me tiene enamorada.

Hoy no voy a pensar en que tengo 26 años y tengo que hacer algo con mi vida. Ni voy a ponerme a hacer el cambio de armario que tenía planeado para este fin de semana. Ni limpiaré las zapatillas blancas. Ni comprobaré mi cuenta bancaria para ver si me cobraron las facturas o no.

Hoy sólo quiero disfrutar de la vida. Cerrar los ojos, soñar, pensar, sonreír, vivir. Porque lo mismo mañana no podré hacer todo esto.