¿Quién se ha llevado mi queso?

Los últimos meses han sido bastante caóticos para mí y, aunque me gustaría saber y poder explicar por qué, creo que en realidad no existe una única razón. Han sido muchas cosas acumuladas que me han hecho sentirme triste, decepcionada, agotada…y, obviamente, se me ha notado en todo, si en general soy capaz de no llevarme los problemas al trabajo, estas últimas semanas no he conseguido hacerlo…Lo bueno es que tengo compañeros muy majos que me han aguantado y no sólo eso, sino que me han ayudado también con consejos. Así he llegado a leer un libro ayer, pequeñito pero muy interesante (¡gracias, Alberto!) que habla sobre el cambio como algo natural que tiene que suceder independientemente de si nos gusta o no…

El libro se llama “¿Quien se ha llevado mi queso?” y es un libro de motivación que describe las típicas reacciones frente al cambio. No me voy a poner a contaros la historia porque es tan cortita que si me pongo con ella os la cuento toda. Pero me gustaría dejaros las frases más interesantes del libro. En cada una de ellas, reemplazad “queso” por cualquier palabra o asunto al que le habéis dado muchas vueltas y si de verdad vale la pena, ¡a por el cambio!

  • Tener queso te hace feliz.
  • Cuanto más importante sea el queso para ti, más deseas conservarlo.
  • ¿Qué harías si no tuvieras miedo?
  • Olfatea el queso con frecuencia para saber cuándo comienza a enmohecerse.
  • El movimiento hacia una nueva dirección te ayuda a encontrar queso nuevo.
  • Cuando dejas atrás tus temores te sientes libre.
  • Cuanto más rápido te olvides del queso viejo, antes encontrarás el queso nuevo.
  • Es más seguro buscar en el laberinto que permanecer en una situación sin queso.
  • Las viejas convicciones no te conducen al queso nuevo.
  • Al comprender que puedes encontrar queso nuevo y disfrutarlo, cambias el curso que sigues.
  • Observar pronto los pequeños cambios te ayuda a adaptarte a los grandes cambios por venir.
  • El queso no cesa de moverse. Prepárate para cuando se mueva.
  • Saborea la aventura y disfruta del sabor del queso nuevo.

libertad

 

 

Confesión

Llevo puesta la camisa que me decías que me queda muy bien, tan bien que me la querías quitar siempre que la veías. Estoy paseando por el piso y estás conmigo, en cada uno de mis pasos, en cada uno de mis pensamientos.  Todavía siento  el olor de tu perfume en mi pelo y todas y cada una de las ideas que pasan por mi cabeza son sobre ti. Cada célula de mi cuerpo te llama y tengo la sensación de que el tiempo se ha parado. Siento que mi cabeza pesa demasiado, pienso demasiado, y ni siquiera sé en lo que pienso…

Mi corazón ya tiene alas para volar y llego de nuevo allí, acurrucándome en la cama en la que me tuviste hace unos días. O meses, ni me acuerdo cuándo ha sido…Cierro los ojos y te siento. Siento tu aliento por mi cuello y tus labios besando los míos. Pienso en  la forma en la que dejo de respirar cuando estás a mi lado, cuando pienso en ti. Y en tu imagen que perturba mis pensamientos como si fuera una tormenta. Rompiendo todo lo que ha habido allí antes, barriendo cualquier recuerdo que no sea tuyo.

Tus abrazos son ondas eléctricas en mi cuerpo y tus besos hacen latir partes de mi cuerpo que ni siquiera sabía que existieran…Y solo con pensar en ellos mi pecho me aprieta y tengo un nudo en la garganta. Los días son grises y todos iguales, las noches incluso más largas y más vacías, como me gustaría que fuesen cuanto estemos juntos. Me pregunto cuándo ha sido la última vez que he sentido esto y no sé contestar…

pic-camisa

Detrás de un hombre fuerte hay una mujer fuerte. Detrás de una mujer fuerte…

Suelen decir que detrás de un hombre fuerte hay una mujer fuerte. Detrás de una mujer fuerte…

Hay…

-errores que ha cometido y ya no puede solucionar

– palabras que le han paralizado el corazón

– “hasta prontos” convertidos en “adiós”

– personas en las que ha confiado y que le han decepcionado

– amores no cumplidos, imposibles, hirientes

– amigos que han estado allí, aunque solo a distancia, y amigos que han preferido alejarse

– hombres en cuyas vidas ha estado en un segundo plan, que la han querido de ocho a cinco, o que simplemente no la han querido

– reproches que la han hecho sentirse débil e insignificante

– lagrimas de soledad y de incertidumbre

– dolor

– pérdidas

– victorias y fracasos  incontables

Una mujer fuerte ha querido. Ha perdido. Ha luchado. Lo ha dado por perdido. Ha llorado. Ha ganado. Eso es lo que hay detrás de una mujer que hoy te ha sonreído, a lo mejor, aunque en su alma hay batallas de las que no tienes ni idea. Y, a veces, ni siquiera ella sabe lo fuerte que es…

 Tattoo-flower

 

 

 

 

*v.o Iustina Talea

Katty y la tecnología (o una historia de amor-odio)

Esta historia de amor-odio empezó hace muuuchos años, cuando Katty tenía un HC 2000 y jugaba al Pack Rat, persiguiendo abejas en una pantalla verde fluorescente. A lo largo de los años, el HC ha sido reemplazado por un PC 486, un Pentium 2 y una conexión dial-up (ufff, cómo echo de menos ese ruido que se oía cuando el ordenador se conectaba a internet ).

ordenador hc 2000

La felicidad suprema vino con un Siemens A50, mi primer móvil, desde el que mandé el primer mensaje de “te quiero” e hice las primeras llamadas al número que no olvidaré nunca en mi vida 🙂

Siemens A50

Y la historia ha sido una de amor, pasando por varios ordenadores, portátiles y móviles hasta que se ha convertido en odio.

Nokia 7373
Móvil que sigo teniendo porque lo he querido con locura- el primer regalo de mi marido 🙂
Samsung F480
El primer móvil comprado en España…Samsung F480
Samsung Omnia i900
Sí que he tenido móviles de esta marca…¡que me den tarjeta de fidelidad!

En 2010, Papá Noel me trajo un notebook, un Samsung NF310 blanco súper bonito que…no funcionaba. Al encenderle sin estar enchufado a la corriente tenía la pantalla rosa, porque la batería se movía. Lo he cambiado por uno negro que no sé si he usado 20 veces (demasiado lento para la Katty Katty que no tiene paciencia).

Samsung notebook

En 2011 me compré un Nokia C7, me acuerdo perfectamente el sábado que lo compré, estaba contentísima con las aplicaciones que me había instalado y jugué con él hasta el lunes, cuando me di cuenta de que no había probado la función básica de un móvil: llamar. La persona con la que hablaba no me oía, no me lo quisieron cambiar, estuvo en reparación una semana o así, me lo devolvieron pero siguió dando problemas a lo largo del tiempo.

Nokia C7
Último Nokia comprado en mi vida

Lo cambié un año después por un Samsung S3, que al principio sólo podía usar poniéndole los manos libros, de nuevo el mismo problema con el micro. Éste ni siquiera me he molestado en llevarlo a reparar, lo he usado así hasta que un día y, gracias a un chiste, me di cuenta de que funcionaba llamando normal, sin handsfree, si lo ponías en la oreja derecha, no izquierda. Y así he seguido con él hasta el 27 de diciembre, cuando, cansada de que se me atascaran el Facebook y el Youtube lo he cambiado por un Samsung S4. En su cajita de cartón reciclado, con su pantalla brillante y su cámara de 13 mp, me ha enamorado.

Samsung S4
Nos hemos llevado muy bien estas semanas…¿por qué me has dejado? 🙁

Ha funcionado perfectamente hasta hoy, cuando el touchscreen se ha cansado y me ha dicho adiós. He intentado reiniciarlo, sacarle la batería, la tarjeta, enchufarle al portátil, al ordenador, nada…estaba en pijama en la cama, me he puesto los vaqueros y la chaqueta y he ido a la tienda donde lo compré. Le he dicho “hasta luego” (espero que no sea hasta siempre) y lo he dejado para que vean qué es lo que le pasa. De camino a casa me he dado cuenta de que no, no había sincronizado los contactos y los únicos números que tengo ahora son un par que tenía guardados en la tarjeta. Tarjeta que he metido en un Iphone…verás como al final acabaré con éste…

Si es que soy tontaaaa (esto es para ti, Helen Kingdom)

 

¿Los Reyes Magos os van a traer el Corte Inglés entero, verdad?

El viernes por la tarde, aprovechando unas horitas libres que tenía y una tarjeta regalo de empresa del Corte Inglés que me quería gastar, he dado un paseo hasta el Corte Inglés de Salamanca. Sin pensar (ya, lo sé, soy rubia) que era día 3 de enero y como muestra del consumismo exagerado, digo del cariño enorme que toda la gente siente por sus familiares,  la mitad de la población de Salamanca iba a estar en el centro comercial comprando regalos.

regalos reyes magos

Y de allí surgieron varias dudas que me gustaría compartir con vosotros, a ver si soy yo la única que no lo entiende o compartimos opinión.

1. ¿Hasta el día 3 no se ha dado cuenta nadie que quedan tres días hasta los reyes? ¿Por qué dejar el regalo para unos días antes, cuando ya no vas a encontrar nada bonito y, desesperado, vas a gastarte una pasta en cualquier chorrada que ni siquiera sabes si le va a gustar a la persona que lo va a recibir?

 

2. ¿Cuánto dinero se gasta la gente en un regalo? Porque la zona donde más gente había el viernes era la de relojes+ bolsos+ perfumería. Donde ningún producto no vale por debajo de los 50 euros y la mayoría están muy por encima de los 100. Que a mí me parece genial que la gente tenga dinero para comprar todas esas cosas, pero luego pienso en los 6 millones de parados  de España y las 36.000 personas registradas en las listas de desempleo en Salamanca a principios de diciembre, sin hablar de las que ya no tienen derecho a paro…y me pregunto, ¿tiene algún duro ahorrado esta gente? Porque a lo mejor hoy les va bien, pero mañana se pueden quedar sin trabajo y a ver con qué pagan esas tarjetas de crédito que han ido sacando estas semanas como locos…

3. ¿Y la crisis, dónde está la crisis?

 

Vamos, que solo me dais envidia, que a mí no me traen regalos los Reyes Magos, han mandado antes a Papá Noel y ahora, al ver a toda la gente con regalos, me entran ganas de desenvolver yo también unos. Y si no me traen nada, me compraré yo un libro, el de abajo me parece muy interesante 🙂

libro El pincel del amor vida y obra del pene