Top 5 tricouri de la tshirt-factory

In seara asta, uitandu-ma la profilul de Facebook al Corinei, mi-am adus aminte ca acum ceva timp am descoperit un site care are niste tricouri cu mesaje geniale. Cum site-ul e romanesc, am ramas doar cu uitatul, pentru ca ma indoiesc ca ar ajunge aici daca le-as comanda, insa, din nou, in seara asta am petrecut vreo ora uitandu-ma la toate tricourile si gandindu-ma care cui i s-ar potrivi Laughing

So, daca ma iubiti si vreti sa ma asteptati la aeroport peste 3 (offf) luni cu un cadou dragut, iata cele 5 tricouri de pe site  care imi plac cel mai mult:

1. SOFT Kitty. Pentru zilele in care ma trezesc cu gandul la momentul in care o sa ma intorc acasa sa dorm.

Soft Kitty
http://www.tshirt-factory.ro/soft-kitty.html

2. Pentru ca, in general, sunt ironica Smile

Really
http://www.tshirt-factory.ro/no-really.html

3. Pentru toate zilele de luni, pe care le urasc, totusi, mai putin decat pe cele de miercuri (holly shit, maine e miercuri din nou Yell)

Monday, fuck you!
http://www.tshirt-factory.ro/dear-monday.html

4. Because we DO!

Chicks rule
http://www.tshirt-factory.ro/dont-fc-with-chuck.html

5. Pentru ca in momentele de depresie numai un pahar de Absolut te poate salva. Absolut, am zis!

Drink to forget but never forget to drink
http://www.tshirt-factory.ro/drink-to-forget.html

 

Bonus, pentru social-addicted din mine Laughing

– pentru cei care, intr-adevar o fac

You suck
http://www.tshirt-factory.ro/you-suck.html

– pentru ca primul lucru pe care il fac dimineata e sa dau drumul la laptop

Sunati la Politie
http://www.tshirt-factory.ro/sunati-la-politie.html

 

Voua care va place mai mult?

Olor de verano

Se me había olvidado lo bueno que es dormir con la ventana abierta, escuchando todos y cada uno de los sonidos que se oyen por la calle y sentir el olor de césped, de flores y de melocotón. Olor de verano. Ese olor que me llena el corazón de recuerdos, de deseos y de vida.

Ninguna temporada  me gusta tanto como el verano. Me encanta despertarme y ver la luz, vestirme de colores (que en invierno me parece que no tiene sentido) y dejar el sol acariciar mi cuerpo. Me encanta comer helado y cerezas, tomar un mojito en alguna terraza y disfrutar de los días tan largos y tan “vivos”.

Me encanta el verano.

Pero me encantaría incluso más un verano en Rumanía. El último pasado allí ha sido hace tres años, y los recuerdos empiezan a ser cada día más lejanos. Si los años pasados he estado por lo menos un par de semanas de vacaciones en el verano, este año no va a pasar ni eso…cuanto más lo pienso, más duele…

Mi verano huele a soledad y a recuerdos…

Flipando con la crisis española

Hace un par de años, España era uno de los países donde los rumanos emigraban, en búsqueda de una vida mejor, como los españoles mismos hicieron unos 30 años atrás. Han venido aquí, han encontrado trabajo (el trabajo que la mayoría de los españoles no querían hacer), se han acostumbrado a la manera de vivir de los españoles, para que unos años después estén bastante integrados en la sociedad y se sientan más o menos bien a unos 4000 kilómetros de la tierra natal.

Quien vive en otro país sabe que adaptarse no es fácil, pero nosotros, los rumanos, tenemos esa capacidad de caber en cualquier sitio.Proud to be Romanian Y cuando todo parecía que estaba bien, cuando las familias se habían reunido después de muchos años de estar lejos, cuando venir a España para estar con los tuyos ya no era ni difícil, ni ilegal, como había sido durante muchos años, el Gobierno ha decidido, en julio de 2011, como medida ELECTORAL y, diría yo, DISCRIMINATORIA, exigir permiso de trabajo a los inmigrantes rumanos, un requisito que se había levantado en 2009. Esos mismos inmigrantes que han contribuido a un crecimiento del PIB español del 1,7% entre el 2004 y el 2009, que han pagado durante años seguridad social y retenciones y que ahora tienen que ir mil veces al INEM para entender qué tienen que hacer si están en paro o a la Comisaría de Policía para sacar un papel verde horrible, porque nadie sabe muy bien cómo ha cambiado la ley desde el verano y si los que han trabajado aquí están afectados o no por las medidas.

¿Por qué os vengo con este cuento hoy, después de tanto tiempo? Porque me he encontrado con este artículo. Y me he molestado. Según Cincodias.com, el Gobierno facilitará que los rumanos en paro vuelvan a su país, medida que el Gobierno de Rumanía aprueba, pretendiendo hacernos creer que el país demanda trabajo. Medida que el querido Zapatero también había propuesto en 2008, cuando querían pagar por adelantado parte de la prestación por desempleo, solo para que los rumanos se vayan y no vuelvan en tres años.

Medida que digo yo que no es la solución para la famosa crisis española. Para la crisis ficticia que se han inventado unos para poder vivir ellos mismos mejor. Las quejas de los españoles están relacionadas con la subida del paro, de los precios,  y la bajada de los sueldos y del nivel de vida en general. Y mi pregunta es: ¿somos nosotros de verdad culpables de que el país va mal? ¿Hemos robado el trabajo de alguien?

¿Tenemos nosotros la culpa de que no sabéis qué significa vivir mal? En Rumanía, el gasóleo tiene el mismo precio que aquí, la comida en general los mismos precios o incluso más altos, alquilar un piso en Bucarest cuesta alrededor de lo que cuesta alquilar uno en un barrio no muy céntrico de Madrid y si te atreves hacer un préstamo necesitas toda la vida para que lo pagues ( y que sea una vida larga). Pero la mayoría de la gente empieza a trabajar a las 8 o a las 9 de la mañana, se come algo en  20 minutos en la oficina a mediodía y sale del trabajo a las cinco, seis o siete de la tarde. Empiezan a trabajar a los 18 años (yo con 25 llevo ya casi 6 años trabajando). Y para que alguien llegue a cobrar lo que cobra un español con un sueldo normal tiene que trabajar en una empresa multinacional, después de haberse esforzado a estudiar duro durante muchos años.

Para todos los que leéis el post y sois españoles: solo os quiero hacer entender que no tenéis ni idea de lo que es vivir mal. Porque vivir mal no es no poder comer fuera todos los días (aunque con los bares a tope a la hora de comer y por las tardes no sé yo si no habrá gente que de verdad come fuera todos los días) o  no poder ir de viaje a Nueva York. Si en España de verdad se viviese mal, no habría tanta gente haciendo cola en las cajas todas las tardes en Carrefour o en los centros comerciales. No habría gente haciendo cola en una tienda de Apple, donde el precio de un portátil es de 2000 euros (eso si, el día del lanzamiento, pero da igual). Y si hubiese crisis de verdad una chica no se habría gastado hoy 448 euros (si, cuatro cientos cuarenta y ocho euros) en un bono de 160 sesiones en el solarium.

Y en esto lo dejo. ¡Buenas noches!

 

5 concluzii si o intrebare. Vama

In dupa-masa asta am ascultat pe repeat noul album Vama, 2012. Si, asa cum scriam si pe Facebook azi, m-am indragostit de el iremediabil, la fel cum m-am indragostit de fiecare data de orice album Vama, sau Vama Veche.

Nu cred ca exista versuri care sa ma faca sa simt in acelasi timp fericire, tristete, dor si nostalgie, in afara de cele ale baietilor de la Vama. Si dupa ce am ascultat poate de zeci de ori Fata in boxeri si-n tricoul alb , Copilul care-alearga catre mare  sau Sa facem sex, am ajuns la niste concluzii. Scurte.

1. Mi-e dor de mare. Mi-e dor sa simt mirosul sarat al valurilor si nisipul ud sub talpi.Seaside

2. Sunt inca un copil. Care s-a maturizat prea devreme. Vreau sa mai copilaresc.

3. Nu am fost niciodata in Vama Vecha. Trist.

4. Sexul nu rezolva probleme. Doar prelungeste- in unele cazuri fericirea, in altele suferinta.

5. Vreau sa vina vara. Si sa merg acasa.

Intrebare: al cui e tricoul alb de care vorbeste Tudor in melodia asta? Al ei, sau al lui?

¿16 de mayo ya?

Elena me ha dicho hoy que llevo mucho tiempo sin escribir nada en el blog. Tenía razón. Llevo dos semanas sin escribir, y no tengo excusa, no puedo venir con “ha sido porque no tengo tiempo para nada”. Casi siempre cuando regreso del trabajo (andando, momento para descansar los ojos de estar más de 12-13 horas al día mirando la pantalla del ordenador y para dejar la mente un poco libre) pienso en cosas y luego digo “pues podría escribir un post en mi blog sobre este tema” pero, al final, cuando llego a casa entro en Facebook y en Twitter, encuentro tantas cosas por leer y escuchar que al final se me pasa el tiempo volando y sin darme cuenta es ya la 01:00 o incluso más tarde. Y la rubia ya no puede pensar y escribir en otro idioma a esas horas.

Este mes también ha sido uno cargado, como abril, con mucho volumen de trabajo, con proyectos nuevos e interesantes, pero, sobre todo, con mucho amor. Queda muy poco hasta la boda, y cuando veo a Dragos que se está preocupando y que está mostrando interés en cuanto a los preparativos, no puedo no ser feliz. Porque la verdad es que los hombres no se implican mucho en estos asuntos y, aunque no dice “quiero esto y esto”, dice “no quiero esto y no quiero esto” 🙂 Los preparativos toman mucho tiempo, quedan muchas cosas por decidir, pero, poquito a poco, tengo la fe de que todo se va a arreglar.

Puede ser que el sol también contribuye a mi estado de ánimo, el mes pasado, siendo uno tan lluvioso, me he sentido bastante deprimida y sola, pero ya con la llegada del verano (que me niego pensar que puede ser que la primavera regrese con valores de menos de 15 grados) me siento mejor. Me siento animada a hacer cosas nuevas, un poquito más optimista y, por qué no, un poco más feliz.

Prometo regresar pronto. Porque sé que me queréis Laughing