En días como este…

Me gustaría regresar a casa, dónde me espere él y tomarme un té caliente con miel . Me gustaría ponerme el pijama y quedarme toda la noche en sus brazos, escuchando la música que a los dos nos gusta, debajo de la manta calentita. Me gustaría hablar y contarle todas las tonterías que me pasan por la cabeza, olvidándome de todos los problemas y pensar que en el mundo existimos sólo nosotros dos.

Thinking&Inking Pero, en días como este, me doy cuenta más que nunca que la vida es una locura y que nunca puedes hacer todo lo que quieras. Que, a veces, hay que conformarse y dejar el destino decidir para ti.

…¿Qué hace uno cuando ya no tiene fuerza para luchar ni seguir soñando? ¿En días como este y en otros días así?

 

Los dulces placeres del baño

No hay ningún momento del día que me guste más que ese único y mágico momento cuando entras en la bañera llena de agua caliente y espuma, momento en el cual todos los pensamientos negativos desaparecen y te entra esa sensación de “je m’en fiche, nadie y nada me saca de aquí media hora, este es mi dulce placer”.

Hay que reconocer que no siempre puedes relajarte completamente, porque, a veces, justo cuando el dulce olor de café o flor de algodón empiezan a acariciar tu piel, de repente, te acuerdas de no sé qué tarea del trabajo que tenía como deadline ese mismo día, o de una llamada urgente que tienes que hacer y sales corriendo para cumplir tus “deberes”, como una persona responsable que eres.

Pero si consigues entrar en el estado sublime de relajación, el baño se transforma ya en un verdadero ritual con pasos bien definidos, cada uno con su aroma y su toque aterciopelado.

El baño no sería el mismo sin todos los productos que entran por los más finitos poros, haciéndote la piel sentirse una reina. Y, por si os interesa, os cuento qué productos uso yo cada día, en mi media hora de belleza Laughing.

Mi baño no sería lo mismo sin:

– las cremas de ducha de Yves Rocher (marca a la que le tengo bastante afición, no sólo en productos para el baño, sino también productos de maquillaje) de la gama Les Jardins du Monde Jardins du Monde

– el jabón – pastilla de Sebamed

– el champú, el acondicionador y la mascarilla Re-nutrición  de Elvive

– la leche reparadora para pieles muy secas, de Yves Rocher también

– un hidratante de Clinique

– la crema de manos de árnica 

 

Vale, después de haber enumerado todos estos productos y repasado los pasos, me doy cuenta que mi media hora de belleza debe ser más de medio horaEmbarassed.

 Y ahora, dos preguntas:

1. Para las mujeres: ¿vosotras que productos preferidos para el baño tenéis?

2. Para los hombres: ¿a que vosotros no utilizáis tantos productos?  Por eso nuestra piel huele siempre tan dulce 🙂

 

Fie ca…

Anul asta nu am primit mesaje de genul “Fie ca…”. De fapt, cred ca de mult nu mai primesc de Paste genul asta de mesaje. Nici de Craciun.

Nici nu am trimis genul asta de mesaje. Da, am timis mesaje, dar doar catorva persoane, la care intr-adevar tin, si care am vrut sa stie ca ma gandesc la ele intr-o zi in care mi-ar fi placut sa fim impreuna. Doar cateva.

Anul asta nu am facut nimic deosebit in ziua de Paste. Si nu fac nici azi, cand am lucrat doar jumatate de zi (o alta sarbatoare de-a lor). Anul asta. Poate la anul va fi altfel.

 

Hristos a-nviat!

Da, si la noi, la 3700 de km de tara unde luam, de obicei, lumina. Pentru al treilea an, am participat la slujba de Inviere la Biserica Ortodoxa din Salamanca, unde slujbele sunt tinute de un preot roman, ce-i drept, intr-un fost lacas de cult catolic. Daca nu s-ar fi cantat “Hristos a-nviat” as fi putut confunda Pastele cu Craciunul, pentru ca au fost 3 grade azi-noapte. Azi e soare, insa tot frig, asa ca o sa fie un Paste linistit, petrecut in casa, probabil motaind si mancand Laughing.

Departe de casa, sarbatorile nu au acelasi miros, nici cozonacul si nici sarmalutele nu raspandesc in casa mireasma aia tipica pascala.  pasca Nu miroase nici a zambile, nici a lalele, si nici pomi infloriti sau iarba proaspata de-un verde crud. Pasca a iesit buna, dar parca i-ar mai fi trebuit un pic de vanilie. Cozonacul e si el bun (noroc ca am gasit ieri rahat la magazinul unde aduc produse romanesti) insa nu e rumenit si lucios ca al bunicii. Ouale rosii stau cuminti pe masa, isi asteapta randul sa fie ciocnite, insa le lipseste veselia.

Nimic nu e la fel. Sau poate doar ni se pare noua.

Ar trebui sa fim multumiti ca suntem sanatosi, ca in sfanta zi de Paste avem ce pune pe masa, cand sunt atatia oameni nefericiti care nu stiu ce inseamna drob sau cozonac. Ar trebui sa ne gandim la sarbatoarea asta trecand peste tot ce inseamna obiceiuri si traditie, ar trebui sa ne intoarcem la origini si sa incercam sa intelegem de fapt ce e lumina sfanta si daca meritam sa o primim. Ar trebui sa incercam sa fim mai buni, mai curati, si mai sinceri, mai intai cu noi insine, si apoi cu ceilalti.

Ar trebui.

Hristos a-nviat!