2 meses de felicidad

A veces no cambiar lo cambia todo. Si alguien me hubiera dicho esto hace justo un año lo habría pasado mejor. Estaba en un punto interesante de mi vida. Me habían ofrecido trabajo en una empresa de Madrid, muy chula, un puesto de más importancia y más responsabilidad que el que tengo ahora mismo, con muchas posibilidades de crecer y aprender. Me costó muchísimo decir que no, pero el cambio iba a ser demasiado arriesgado y brutal. Tener que mudarme a Madrid, viajar a Salamanca, la ciudad de la que sigo estando enamorada, sólo los fines de de semana, llegar a vivir por y para el trabajo…no era una perspectiva muy buena para mi vida personal, aunque para la vida profesional fuese excepcional.

Pero, en realidad, Dios tenía otros planes para mí. Lo iba a saber un mes más tarde, cuando dos líneas rosas me han sonreído de forma tímida en un test de embarazo hecho de prisa y corriendo, en la pausa del café… Porque el instinto ya me decía que estoy a punto de embarcarme en la aventura más bonita de mi vida: la de ser mamá.
Los primeros meses del embarazo son muy duros, con mucho estrés y mucho miedo. No saber si todo va a salir bien, si el bebé se está desarrollando de la forma adecuada, hace que estés dándole vueltas al tema de forma continua. Pensamientos como los de abajo, escritos un viernes por la mañana, cuando no puedes dormir, aunque dentro de un par de horas tengas que ir al trabajo, vuelven cada cierto tiempo a tu cabeza, haciendo que te vuelvas poco a poco aún más loco de lo que eras.

El miedo más grande que he sentido en la vida. Lagrimas han salido de repente, sin que pudiera controlarlas. He corrido a urgencias…donde he podido escuchar los latidos de tu corazón. Estabas bien ayer, pequeño. Dicen que no es mi culpa, ni la tuya, que es normal…pero a mí…me da miedo.
Hoy he vuelto a notar una mancha pequeña, muy pequeña y muy fina, pero vista con los ojos de la que ya te quiere tanto, parecía enorme…y he hablado contigo. Por primera vez. Hasta ahora, me ha dado cosa hacerlo, no me quiero hacer ilusiones porque queda mucho hasta conocerte, pero…hoy he tenido que hablarte. Y te he dicho lo único que podía haber expresado lo que siento: te quiero mucho, mi peque, y te prometo que si te quedas allí tranquilo hasta enero voy a ser la mejor mamá del mundo. (10 de junio 2015, borrador)

—————————————————————————————————————————

Hoy, por primera vez después de haber visto esa pantallita que me ponía la palabra mágica, seguida por “2-3 semanas”, he llorado. Porque llevo una semana que estoy en las nubes y tengo ganas de gritar como loca a los cuatro vientos que dentro de 8 meses voy a tener en brazos al bebé más bonito del mundo, MI BEBÉ. Pero…me da tanto miedo. Sé que es demasiado temprano para pensar en un futuro seguro juntos. Sé que los primeros 4 meses son muy importantes y que en cualquier momento la evolución del embarazo puede pararse.

Y se me estremece el corazón pensando en que mi alubita está ahí y no puedo hacer nada para protegerla y estar segura de que un día va a dejar de ser una alubia y va a ser mi bebé. Mi bebé, oliendo a leche, a ternura y …a amor. Nuestro amor.

Dios, dame fuerza para aceptar tu decisión, independientemente de la que sea…(23 de mayo 2015, borrador)

La primera eco, los primeros movimientos, la primera sonrisa, vista en 4d…todo ello te prepara para la avalancha de sentimientos que llegarás a sentir cuando abraces por primera vez a tu bebé. Porque este artículo, en realidad, va sobre esto, sobre el primer abrazo del angelito más bonito del mundo.

El 21 de enero. El día que nunca olvidaré y que quedará en nuestra memoria como la fecha más bonita para nuestra familia. El día que ha nacido nuestra hija, nuestro ángel, nuestra vida.

El 21 de enero, el día que más nos ha cambiado, que a mí me ha hecho sentirme mujer de verdad, que hemos esperado durante 9 meses. Tenía tantas ganas de abrazarla, de saber que está sana, de ver su carita, de empezar una vida en tres…

Y cuando me la pusieron sobre el pecho, segundos después de haber salido a conocer su nueva vida y la vi, tan blanquita, tan guapa, tan perfecta…buscando ya desde el primer momento mi presencia y mis caricias…me enamoré de forma irremediable. La miraba a ella, miraba a su padre, y no podía creer que de verdad mi sueño se había cumplido y, por fin, eramos la familia que tanto deseaba tener.

Denisse-1er día

Nació a la 1:50 y hasta por la noche no pude dormir. Ya todo daba igual. Sólo contaba ella. La niña más esperada y más querida del mundo entero. Tenerla en mis brazos, tocar sus dedos largos, sus cejas perfectas, sus pies chiquititos…es algo que no se puede expresar, no hay palabras que expresen de verdad todo lo que uno siente cuando llega a ser padre, no hay algo mejor en el mundo entero.

 

…Y han pasado 2 meses desde aquel momento. 2 meses de felicidad absoluta. Esta mañana se ha despertado sonriendo, como hace casi todas las mañanas, y me ha llenado el corazón de alegría. Porque verla a ella feliz se ha convertido en mi mayor placer y en un verdadero objetivo para el futuro. Es mi niña bonita, mi niña buena y haré todo lo posible para que su vida sea llena de alegría, que no le falte de nada y que se convierta en una mujer…como yo, me atrevo a decir 🙂 Pero un poco más mala que yo, para que no tenga que sufrir mucho en esta vida 🙂

Feliz cumplemeses, mi niña 🙂 Mamá y papá te quieren mucho.

IMG_7152 (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *